¡DESCARGA EN EL CAFÉ! Cada detalle es importante, hasta el texto sobre espuma express que ayuda a bajar el stress…

DolarToday / Jun 15, 2018 @ 6:00 am

Abren la compuerta y miles de granos de café caen en el enfriador de la tostadora. Una columna de humo se levanta en el local y el aroma impregna el lugar. Su apariencia es muy similar a las semillas del café tradicional, pero la historia que guardan detrás no lo es.

Cultivado bajo la sombra de los árboles y a una gran altura, este café especial ha formado parte de la tradición cafetalera de Venezuela. Sin embargo, la forma de cultivarlo ha sido sustituida por métodos que consisten en deforestar miles de hectáreas de bosques para sembrar el producto bajo el sol, técnica que ha provocado que muchas especies estén en peligro ante la pérdida de sus hábitats.

Ante esta situación, la ONG Provita desarrolló Aves y Café, un proyecto que busca proteger la avifauna tanto local como migratoria gracias a la conservación de los bosques donde se cultiva el café especial.

A este propósito se le suma el objetivo de que los caficultores obtengan un mayor beneficio económico con este tipo de producto, debido a que las características del café bajo sombra hacen que las regulaciones no afecten las ganancias que pueden lograr para mantener sus labores en el campo.

“El proyecto busca que los caficultores puedan obtener mayor beneficio económico por el bosque y así logre conservarse ese bosque. De esta forma se genera una relación de beneficio para la naturaleza y el hombre”, explicó Luis Arrieta, coordinador técnico del proyecto.

Aves y Café se centra en la Cordillera de la Costa, lugar al que llegan aproximadamente 14 especies de aves migratorias provenientes de Estados Unidos y Canadá. “Eso logró generar interés, no solo para nosotros, sino para esos países que tienen especies a las que les toca residir acá entre ocho y nueve meses al año”, indicó Arrieta.

En el lugar también hacen vida unas 300 aves locales. La importancia del proyecto aumenta por la presencia de especies en peligro de extinción que habitan en dichos cultivos, entre las que destacan la guacamaya verde, el quetzal y el cardenalito.

Esta última solo habita en Venezuela, por lo que su conservación ha sido el objetivo de Iniciativa Cardenalito, una asociación de instituciones impulsada en el país por Provita y en Estados Unidos por el Instituto Smithsonian.

El coordinador técnico de Aves y Café explicó que la flora de dichos bosques también está amenazada. “Tenemos varias especies de flora que se encuentra en peligro de extinción, una de ellas es el Nogal de Caracas. También están los Cedros Amargos, son árboles muy longevos. Hemos visto ejemplares que tienen alrededor de 300 y 400 años, por lo que es importante conservarlos”, señaló.

Selección grano a grano
Cada semilla del café especial pasa por un proceso de selección mucho más minucioso que el del café convencional. Un fruto perfectamente circular, el color rojizo que resalta entre las plantas y la ausencia de manchas sobre la piel son solo la primera etapa que debe superar para ser considerado como un producto de calidad.

Verificación del tostado de los granos de café

Cada detalle cuenta desde que el fruto es sembrado hasta que llega a la tostadora. Verónica Nouel, directora de proyectos especiales de Café Arábica, asegura que Aves y Café e Iniciativa Cardenalito son proyectos de gran valor.

“Hicimos la prueba con el grupo de Provita y torrefactores de Café Arábica. Nos trajeron el café verde bien manejado, sin partículas ajenas al café, los granos completamente enteros. Acá lo tostamos, hicimos la cata al día siguiente y fue espectacular. Valió la pena la espera”, expresó.

Durante 29 años Café Arábica ha trabajado con el producto orgánico. Su participación en el proyecto ha sido constante desde su inicio.

Nouel destaca la importancia de apoyar proyectos como Aves y Café para los caficultores. “Los agricultores necesitan que les pagues el precio justo para que ellos tengan una vida digna, una vida en la que digan que vale la pena seguir en el campo, que es lo más importante”, comentó.

“Todo es energía. La energía que das es la que devuelves. Entonces, esta energía de querer conservar, de querer cuidar tu ambiente, de querer darle honor a estos proyectos es sumamente importante y es algo que te llena como ciudadano, como humano”, señaló.

Por Por Adriana Fernández | @adrianakfv | afernandez@el-nacional.com

Fuente: El Nacional

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*